fbpx

filigrana certificada

La Filigrana de Portugal Certificada es una de las más fieles representaciones de la cultura portuguesa que se presenta al mundo como el mayor y más distintivo símbolo de la joyería del país.

no se trata de mera filigrana.
es filigrana de portugal y es certificada.

La Filigrana es el arte de producir hilos de oro o plata muy finos, torcidos y aplanados, que se aplican manualmente a través de un trabajo delicado que requiere gran minucia y paciencia. Se trata de una técnica ancestral cuyo resultado es una pieza atemporal.

En Joalharia do Carmo, todas las piezas de Filigrana están oficialmente certificadas: muestran una punción y una etiqueta de certificado que demuestran su singularidad, haciendo que su autenticidad sea más fácilmente reconocible.

El trabajo artístico minucioso con el que las «enchedeiras» rellenan con hilos de oro los vacíos que dejan las formas preparadas por los artesanos filigraneros se mantiene fiel al legado que heredaron de sus madres y abuelas. Las manos de quien domina la técnica con pericia y delicadez en pequeños talleres artesanales cargan con el conocimiento de generaciones que certifican la autenticidad, además emocional, de la Filigrana. Un Vira do Minho bailado con paciencia, historia y pasión, rindiendo homenaje a un patrimonio secular.

A través de un protocolo de cooperación para la promoción y divulgación del certificado de Filigrana de Portugal firmado en Joalharia do Carmo, el Grupo O Valor do Tempo (propietario de Joalharia do Carmo), los Municípios de Gondomar y Póvoa de Lanhoso y A. Certifica (organismo de certificación), establecieron una colaboración en un evento que también contó con la presencia de unos invitados muy especiales: los artesanos.

Video: cortesia de Filigrana de Portugal

alma portuguesa

El norte del país narra la historia de la Filigrana en Portugal. Es en esta zona donde el arte adquiere forma en plata y oro portugués de 19,2 quilates, uno de los más puros y valorados del mundo.

En Portugal, la Filigrana se inspiró en la historia y en manifestaciones artísticas que materializan la cultura del país a través de motivos naturales, religiosos y de amor. De la tierra, las flores y los tréboles invitan a la fiesta a los peces del mar, a las conchas y a las carabelas. De lo divino, las cruces, los relicarios, las custodias, las medallas, los santos y los ángeles establecen las bases sagradas para el amor, a través de una revelación que se personifica en el eterno corazón de Viana. Tradicionalmente usadas en ocasiones especiales como joyas que adornan los tradicionales “trajes de domingar” (trajes de domingo), las mujeres de la región del Miño ostentan la Filigrana como símbolo de fertilidad, riqueza y éxito.

Sharon Stone, Cecília Krull, Cristina Ferreira, Carla Bruni, Úrsula Corberó, la Reina Letizia de España o la Princesa Mary de Dinamarca usan la Filigrana de Portugal em imponentes corazones de Viana o pendientes «Rainha» y «Princesa», llevando por el mundo la Filigrana de Portugal.

origen de la filigrana

Los orígenes de la Filigrana se encuentran en Mesopotamia, arte que más tarde llegaría a Europa a través de las rutas comerciales del Mediterráneo, así como a Oriente, donde se usaba mayoritariamente como elemento decorativo. La forma en la que se soldaban los finos hilos de oro, a través de una técnica de fusión que recurría al calor para crear un patrón o una pieza ya era una realidad. La llegada de los pueblos árabes a la Península Ibérica trajo consigo el perfeccionamiento de la técnica y, a partir del siglo XVII, la Filigrana ya contaba con su propio imaginario portugués.

La Filigrana es un arte secular: el hecho de que el oro sea muy maleable permite estirar un gramo de oro convirtiéndolo en un finísimo hilo de 3000 metros, una propiedad que permite crear piezas únicas con hilos cada vez más finos y con soldaduras cada vez más perfectas.